Novedades

Contactanos

Email
info@adm.com.uy

Teléfono
(+598) 2902 5611

Dirección
Paraguay 1267,
Montevideo, Uruguay

Seguinos

  /  Novedades   /  10 aportes de ADM para las empresas en estos tiempos

10 aportes de ADM para las empresas en estos tiempos

Mantener la rueda girando…

La situación originada por el Coronavirus COVID-19 no solamente está afectando la salud sino a la economía de las organizaciones. Esto se traduce en reducción de ingresos, tanto para las mismas como para sus integrantes. Por ello, aquí van algunas propuestas de acciones a implementar para paliar la situación.

Antes de leerlas, es necesario despojarse del concepto “esto está en la tapa del libro”, ya que muchas cosas parecen obvias pero luego vemos que en muchos casos se pasan por alto y vienen los problemas.
Allá vamos.

  1. Mantener una buena comunicación interna
  2. Concentrarse en lo importante
  3. Repensar y/o rediseñar el formato de negocio
  4. Aprovechar para hacer la transformación digital
  5. Buscar acuerdos con proveedores
  6. Conectar con otros y formar redes
  7. Mantenerse en contacto con los clientes y ver cómo proporcionarles nuevas soluciones
  8. Apoyar a la comunidad desde donde se pueda
  9. Abrir el aporte de ideas, propuestas, tanto internas como externas
  10. Mantener el buen humor

1. Mantener una buena comunicación interna

Nos encontramos pasando por momentos de incertidumbre que generan inseguridad en las personas. Esto conlleva aumentos de nerviosismo y pesimismo.

Por ello es muy importante mantener un flujo de comunicación constante con todos los integrantes de la organización, estén en la empresa o realizando teletrabajo.

En estos tiempos de repliegue, tenemos que recordar que mantenerse activos en pos de un objetivo (por menor que sea), nos distrae de la situación reinante y favorece la motivación.

2. Concentrarse en lo importante

Focalizar en lo esencial es clave en estos momentos. Buscar la forma de mantener el flujo de ingresos, ya sea a través de un servicio extendido o más personalizado.

Dejar un poco de lado proyectos de mediano y largo plazo para dedicar el tiempo a pensar formas alternativas de generar ingresos.

3. Repensar y/o rediseñar el formato de negocio

La situación actual es una muestra más de que lo que hasta ahora funcionaba, puede terminarse rápidamente.

A modo de ejemplo, la economía colaborativa ha cambiado las reglas en diversos rubros obligando a reformular el modelo de negocio.

¿A quién se le iba a ocurrir cambiar la forma de hacer el pan? Y llegó el pan congelado.

Este es el nivel de pensamiento que debemos desarrollar y estos momentos son los más propicios para hacerlo.

Para ello es necesario comenzar a pensar desde el cliente y su situación actual (restricciones, ubicación, necesidades en diversas áreas) para poder luego ir desarrollando formatos de satisfacción de las mismas.

Esto puede implicar cambiar en parte o radicalmente la forma de encarar el negocio y es necesario verlo como una oportunidad, ya que luego que se normalice la situación, hay cosas en el comportamiento de la sociedad que van a mudar. (Recordar cómo cambiaron las condiciones luego del 11 de setiembre).

4. Aprovechar para hacer la transformación digital

Si aún no se ha hecho, es un momento clave para desarrollarlo. Las empresas que sí lo han realizado pueden mantenerse funcionando a través del teletrabajo y es la tónica que definirá la forma de trabajar de aquí en más.

Analizar todos los procesos que puedan digitalizarse y comenzar la migración. Los técnicos que proveen servicios de mantenimiento de equipos y/o infraestructura informática podrán asesorar en el mejor camino para hacerlo.

Este es un campo clave de inversión que facilitará la operativa futura de la organización.

Hoy hay plataformas colaborativas que han facilitado su uso, entregándolo en forma gratuita o eliminando barreras (ej. videoconferencias, CRM, etc).

5. Buscar acuerdos con proveedores

Es importante hablar con los proveedores para realizar acuerdos de mutuo beneficio. Es necesario tener en cuenta que el proveedor está en la misma situación (también tiene sus proveedores) y necesita seguir funcionando.

Acordar condiciones que permitan mantener el suministro de materias primas o productos a través de pagos diferidos o incluso a través de intercambio de servicios.

Hablar y tratar el tema con los proveedores es clave. No hay que pre-suponer que el proveedor no nos va a contemplar.

También se puede acordar una forma de suministro diferente; recordemos el Just in Time de Toyota.

6. Conectar con otros y formar redes

Es el momento de formar redes a todo nivel: Clientes, proveedores y competidores.

Sí, con los competidores también, ya que para poder mantener el rubro sostenible muchas veces será necesario apoyar o conseguir apoyo para beneficio mutuo. Ej. compartir distribución, etc.

Extender las redes de comunicación hacia los diferentes partes interesadas, permitirá encontrar mejores formas de funcionar y beneficiarse de esfuerzos compartidos.

7. Mantenerse en contacto con los clientes y ver cómo proporcionarles nuevas soluciones

Es momento de escuchar más de cerca a los clientes, conocer sus carencias, dificultades y deseos para  poder  buscar las formas de satisfacerlas.

Tenemos que tener en cuenta siempre que la clave está en la “solución del problema” que está viviendo el cliente.

La confianza es el punto y para ello no bastará con lo que entregamos habitualmente, sino que será momento de hacer de intermediario con otros servicios para brindar una solución integral.

8. Apoyar a la comunidad desde donde se pueda

Este es el momento de “dar y apoyar” porque de nosotros depende que salgamos mejor de esta situación cuando se aquieten las aguas.

Vemos diariamente personas que brindan servicios gratuitos (transporte de discapacitados, comida para los integrantes de la salud, tapabocas gratuitos, etc.)

Por lo tanto, es necesario pensar en qué podemos contribuir desde nuestro saber hacer para “ayudar” a mitigar el impacto.

Puede ser a través de productos, servicios o aporte intelectual, todo sirve.

9. Abrir el aporte de ideas, propuestas, tanto internas como externas

Es momento de abrir la puerta a las sugerencias, ideas, planes, etc..

Para ello, el aporte interno es primordial para incentivar la creatividad y promover la capacidad de logro de los integrantes, lo cual favorece la motivación.

También abrirse al aporte externo desde todos los ámbitos es necesario para poder captar aquellas cosas que nos puedan servir.

Ahora, lo más importante luego es “ponerlas en práctica” para que los resultados se puedan producir.

No importa de dónde viene la idea, sino lo eficaz que pueda ser.

10. Mantener el buen humor

Por último pero no menos importante, es mantener siempre el buen humor. Es el principal ingrediente para la automotivación y un clima laboral sano.

Los espacios de distensión y de “risa” son necesarios, tanto para los que están trabajando en la empresa como los que lo hacen en su casa por teletrabajo, ya que todos están sometidos a diferentes “tensiones”.

 

¡Sigamos haciendo que las cosas sucedan!